LinkedIn Google+

La semana pasada revisando el roadmap de Microsoft, encontré una funcionalidad que habían activado sobre las VMs Linux en Azure, para permitir depurarlas a través de la consola, a la que se sumó un artículo sobre Microsoft y su entrada en la Fundación Linux como miembro Platino que he leído en Twitter.

La Fundación Linux

Esta Fundación se encarga de desarrollar y promocionar Linux, así como de otros proyectos de código abierto y está integrada por fabricantes como Cisco, Fujitsu, HPE, Huawei, IBM, Intel NEC, Oracle, Qualcomm y Samsung. Esta entrada en la Fundación, entre otras cosas, compromete a que Microsoft aporte 500.000 dólares anuales a esta Fundación.

¡Quién nos iba a decir esto! Desde siempre Microsoft y Linux se han comportado como el agua y el aceite, ambos a la gresca, uno en la defensa a ultranza del software propietario y otro como adalid del software libre.

Se ve que, tras la salida de Steve Balmer en 2014 y la entrada de Satya Nadella, han cambiado muchas cosas. Quizás esta sea la más significativa, pero también es cierto que estaban enviándonos señales que quizás no queríamos ver, como por ejemplo la integración del Shell de Ubuntu en Windows 10, SQL Server para Linux (presentado recientemente), Powershell, versiones cores de sus SO, Visual Studio Code, Node.js Foundation, OpenDaylight, Open Container Initiative y R Consortium entre otros proyectos de software libre.

Obviamente, todo esto es parte de esa nueva estrategia que está llevando con Satya Nadella y es una apuesta para reforzar su apuesta Cloud con Azure. De hecho y en relación a su entrada en la Fundación Linux, John Gossman, Arquitecto del equipo de Azure, va a ser el representante en la junta directiva dentro de la Fundación.

Como opinión personal creo que es algo muy bueno que Microsoft apueste por el open source y la nube, pero tenemos que darle su tiempo y ver cómo va evolucionando. El mundo Linux parece ser que por ahora lo acoge con miedo y muchos recelos (‘Caballo de Troya’ he leído en algunos foros), pero como decía, creo que es algo muy bueno y pese a mi sorpresa, pienso que todos vamos a salir ganando de esta unión.

Otro día si os parece, comentaremos la apuesta por parte de Microsoft, en la que vendió su parte de Nokia abandonando el desarrollo de Windows Phone y Windows Mobile, para reforzar la integración de Windows 10 en cualquier tipo de dispositivo y el desarrollo del SaaS.

Artículo anterior

LAS 'Vs' DEL BIG DATA

Artículo siguiente

LAS PEQUEÑAS DE IT PUEDEN COMPETIR CON LAS GRANDES DE IT

Sin Comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *