LinkedIn Google+

La comunicación de cerca

Existen innumerables habilidades en el ámbito profesional, pero en mi opinión, una de las más importantes, es la de las comunicaciones interpersonales.

Esta habilidad, tiende un puente entre las empresas y el entorno, establece relaciones, facilita procesos e incluso identifica oportunidades que se pueden aprovechar en todos los ámbitos, especialmente en el laboral.

Indiscutiblemente, la comunicación es fundamental para transmitir conocimiento, para aclarar dudas, para fijar acuerdos, para motivar, para establecer reglas, para marcar compromisos y, por tanto, esencial para cualquier individuo y vital en una organización.

Pero lo más importante bajo mi punto de vista, no es sólo ‘contar’ sino ‘escuchar’, por eso es imprescindible que la comunicación sea en los dos sentidos. Si nos acostumbramos a recibir y transmitir apropiadamente, podemos establecer estrategias e incluso modificar decisiones tomadas o construir otras posibilidades. Y ¿qué mejor comunicación puede existir que la que se realiza cara a cara? Esta opción tiene grandes ventajas, pero para mí, la más importante es que es el instrumento de intercambio de información y de influencia más ventajoso. Mientras podamos, aprovechemos la oportunidad de comunicar de cerca. Hablemos con nuestros compañeros, con nuestros clientes, paremos a preguntar, opinemos e indaguemos…

Si entre tus fortalezas está la empatía y la observación, puedes enriquecer tu dossier de información a través del lenguaje corporal, de los gestos y de las miradas. Al final, la persona empática sabe interpretar las emociones ajenas y ponerse en el lugar del otro, presta atención y sobre todo deja constancia de su interés.

Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista. Mahatma Gandhi

La comunicación escrita

Por otro lado, y mucho más difícil y arriesgada, aparece la comunicación escrita. Esta es la vía de los acuerdos, de los compromisos, de los contratos y de la aceptación y cuando uno escribe ya no se puede volver atrás… Si nos equivocamos en el mensaje, tanto en lo que hemos dicho como en el cómo lo hemos contado, podremos pedir disculpas y rectificar, reenviar algo que se nos quedó en el tintero o volver sobre nuestros pasos, pero ahí se quedó el error, memorable en algunos casos, divertido incluso en otros, anecdótico, pero imborrable…

Para finalizar, y después de bucear en materia de comunicación y comprobar que existen numerosas reglas, unos cuantos ‘mandamientos’, cientos de consejos y un sinfín de buenos hábitos para realizar una buena comunicación escrita, apuesto por estos 3 puntos básicos, que, a mi modo de entender, permiten crear un mensaje eficiente y eficaz:

  • Entendamos qué hay que comunicar, para transmitir seguridad y confianza.
  • Practiquemos el cómo: Hagámoslo en forma concreta, breve, y sobre todo ¡simple!
  • Pensemos en nuestra audiencia, a quién va dirigido y utilicemos un lenguaje sencillo y directo.

Y como dijo Marcel Marceau:

‘El hombre moderno se rodea de infinitas posibilidades de comunicación y, paradójicamente, es lo que siempre le falta’

Artículo anterior

THE IRONY OF ENTREPRENEURSHIP IN BIG CORPORATIONS

Artículo siguiente

CAUSAS DE NO SEGUIR PROCESOS

Sin Comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *