LinkedIn Google+

Todos sabemos que las empresas normalmente empiezan con una idea de una o varias personas.  Normalmente a estas personas se les conocen como ‘emprendedores’, los que se arriesgan por una visión y ponen todo su empeño y conocimiento, además de muchas veces su dinero, en que esa idea se consolide en empresa. 

En mi opinión no es lo mismo ser ‘emprendedor’ que ‘empresario’. Sin embargo, para que una empresa sobreviva y sea sostenible en el tiempo, el espíritu emprendedor no se puede perder nunca!

¿Cómo hacemos para que el espíritu emprendedor no se pierda? 

Para mí la solución está en cultivar ese espíritu desde dentro, entre las personas que componen la empresa, puesto que inevitablemente el fundador emprendedor, por ‘ley de vida’, se irá debilitando y finalmente retirándose del día a día, pero la empresa ha de continuar. 

Tenemos que impulsar lo que se conoce en inglés como:

Intrapreneurship: the act of behaving like an entrepreneur while working within an organization.

Es decir, tener ‘emprendedores internos’.  Yo tengo la teoría de que un emprendedor nace, y no se hace.  Sin embargo, sí que podemos fomentar el espíritu emprendedor entre empleados; es decir, sí que podemos/debemos promover el comportamiento emprendedor en una empresa.

Como ya escribí en un post anterior (¿Qué significa comportarse como un emprendedor?), la diferencia entre un verdadero entrepreneur y un intrapreneur está en que el primero se atreve a dar el triple salto mortal sin red; sin embargo, el segundo lo hará con red debajo, que no es poco. 

Es por esto que sí podemos entrenarnos para llegar a ser intrapreneurs.  Pensad en la siguiente analogía: cuando te ‘pide el cuerpo’ actuar ante una situación dificultosa, de riesgo empresarial en la que tu jefe no parece estar dispuesto a actuar, y a pesar de eso actúas, entonces te estás comportando como un intrapreneur

¡Todos podemos/debemos comportarnos como emprendedores en nuestras empresas!

Entrepreneurship vs intrapreneurship
Artículo anterior

Inteligencia emocional, sonría por favor…

Artículo siguiente

Operaciones logísticas: ¿Están realmente optimizadas?

Sin Comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.